PERITAJE PSICOLÓGICO

La intervención del psicólogo en el contexto judicial se produce en base a su concepción de auxiliar de la justicia, es decir, para ofrecer al Juez la información que nos solicita y que se deriva de conocimientos propios de nuestra disciplina, que él no conoce y que necesita para dilucidar la demanda.

Ésta es una de las tareas de los psicólogos más cargadas de responsabilidad ya que los resultados producto de la evaluación psicológica pueden influir, y en algunos casos determinar, si a alguien se le otorga o no la custodia de sus hijos, litigios por violencia de género, capacitaciones laborales, etc.

TIPO DE ENCARGO

El psicólogo perito puede elaborar un informe a petición de una de las partes implicadas en el proceso (informe privado solicitado por el cliente o el abogado) o bien puede ser designado por el tribunal por iniciativa propia o a petición de una de las partes (perito judicial).

Este, tanto si es privado como si ha sido designado por el tribunal, ha de desarrollar su trabajo con la finalidad de dar respuesta a los puntos de pericia solicitados por la parte contratante y/o por el tribunal, que normalmente estarán recogidos dentro del expediente judicial.

ÁREAS DE INTERVENCIÓN PERICIAL

Dada la coincidencia de objeto de interés entre el mundo jurídico y la psicología (estudio del comportamiento humano), existe una amplia gama de situaciones donde la psicología puede auxiliar al derecho a tomar decisiones sobre los comportamientos y las consecuencias derivadas de dichas conductas. Concretamente en:

  • Derecho de familia. Los informes periciales relacionados con esta área suelen llevarse a cabo para procedimientos judiciales, relacionados con separaciones, divorcios y casos en los que se debe definir la guardia y custodia de los hijos. También suelen realizarse cuando hay un proceso de adopción o tutela de menores, para evaluar las aptitudes y habilidades de los futuros padres. 

  • Derecho laboral. El psicólogo en esta área realiza una valoración de la enfermedad/trastorno que presenta la persona, así como de las secuelas psicológicas que puede derivar de un accidente trabajo y que puedan dar lugar bien a una incapacidad laboral temporal o a una incapacidad permanente. También se puede evaluar situaciones de maltrato dentro de la organización (mobbing, acoso sexual, etc.).

  • Derecho penal.  En esta área puede realizarse una evaluación de la víctima y/o del victimario. En la valoración de la víctima, se evalúan secuelas cognitivas, emocionales y psicológicas, así como su relato de lo ocurrido. Por otro lado, en la valoración del victimario, se realiza una valoración de la imputabilidad (capacidad cognitiva y volitiva) y de su predicción de peligrosidad. Además, en este caso también se puede realizar un perfil criminológico.

Informe Pericial