ABORDAJE TERAPÉUTICO EN UN CASO DE TEA CON DI ACOMPAÑANTE: UN

ESTUDIO PRE-POST.

 

Carbonell Mesa, Catalina.

Arrom Coll, Margalida.

Martínez Torrecilla, Carlota.

Jorda Moragues, Maria.

De Juan Mas, Irene.

 

Según el DSM-5 el Trastorno del Espectro Autista (TEA) es un trastorno que se caracteriza por deterioros en la comunicación e interacción social y en patrones de comportamiento restringidos y repetitivos. Estos síntomas, además, deben observarse en las primeras fases del período de desarrollo y limitan el funcionamiento de la vida diaria del sujeto. Dicho trastorno se encuentra muy ligado al Trastorno del desarrollo intelectual, el cual se caracteriza por limitaciones en las funciones intelectuales y en el comportamiento adaptativo en tres constructos, el conceptual, el práctico y el social (American Psychiatric Association, 2014). El abordaje de este tipo de trastornos suele ser complejo y requiere intervenciones a nivel individual, familiar y escolar.  

 

El objetivo de este estudio es describir un caso clínico de un niño de 7 años y 11 meses y la intervención realizada desde este gabinete. Se realizó una evaluación psicológica y tras orientar el diagnóstico se realizó un plan de intervención de 30 sesiones, utilizando fichas de la Teoría de la mente (ToM) de Marc Montfort, la técnica Eye Movement Desensitization and Reprocessing (EMDR) y ejercicios de articulación del lenguaje. Los objetivos principales de la intervención fueron: (a) reducir el estrés que le ocasionaban el retraso en el lenguaje y las dificultades de aprendizaje para mejorar el área atencional y de socialización; (b) trabajar la articulación y la pragmática del lenguaje; (c) fomentar el autoconcepto y la confianza. Para ello realizamos un estudio pre-post donde se analizaron los siguientes cuestionarios: Autism Diagnostic Observation Schedule-Generic (ADOS-G), Attention deficit hyperactivity disorder (ADHD) y Child Behavior Checklist (CBCL).

 

En el ADOS-G apreciamos mejoras significativas en las siguientes áreas: Afectación Social (AS) y Comportamiento restringido y repetitivo (CRR). En el ADHD apreciamos una disminución en cuanto a las dificultades atencionales y de hiperactividad. En el CBCL observamos una mejoría en cuanto a las dificultades sociales, de atención y de concentración. En conclusión, observamos que: (a) el EMDR aporta beneficios al cliente, mejorando la sintomatología negativa y ayudando a su adaptación social; (b) los ejercicios de la ToM mejoraron el área social; (c) los ejercicios de articulación del lenguaje ayudaron a fomentar la expresión del lenguaje.